Energía renovable obtenida de autopistas

El Centro de Investigación de Recursos y Consumos Energéticos (CIRCE) de la Universidad de Zaragoza ha concluido los trabajos de un proyecto para estudiar la viabilidad de integrar distintos tipos de energías renovables en las autopistas.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El proyecto Esphera (Estudio de Sistemas de Producción y Harvesting de Energías Renovables en Autopistas) ha realizado un análisis teórico de distintas tecnologías que permitirían a estas vías generar su propia electricidad para alimentar los sistemas de iluminación o los puestos de peaje.

Fuentes de la Universidad de Zaragoza indican en una nota que se ha hecho una selección de las tecnologías más prometedoras, atendiendo a criterios económicos, de eficiencia, sostenibilidad e impacto ambiental.

Además de analizar las fuentes de energía renovable existentes y consolidadas, como la solar fotovoltaica, la eólica y la geotérmica, también se han estudiado sistemas innovadores en el mercado.

Entre ellos el Vortex, consistente en un poste que oscila con el viento y genera electricidad gracias a un juego de imanes.

Otros sistemas estudiados aprovechan la fuerza que los vehículos ejercen sobre el suelo durante su tránsito para obtener electricidad, como el i-BUMP, que utiliza un mecanismo de badén, o el SRECC, que obtiene energía del movimiento de un fluido.

Por otro lado, el proyecto ha estudiado una forma de recolectar energía residual presente en el ambiente para producir energía eléctrica (conocido como «Energy Harvesting») que, posteriormente, será almacenada o utilizada para alimentar sistemas de bajo consumo.

El valor de esta tecnología reside precisamente en su capacidad para aprovechar el recurso proveniente de vibraciones, gradientes de temperatura, radiación electromagnética o iluminación para alimentar equipos de consumo reducido.

El proyecto concluye que las tecnologías renovables tradicionales son todavía más eficientes para este fin debido a su madurez tecnológica, especialmente en instalaciones de consumo relativamente alto, como las áreas de descanso.

Además ha destacado la idoneidad de combinar diferentes tecnologías en lo que se conoce como sistemas híbridos, que permiten mejorar la eficiencia y los resultados de la instalación.

Con los datos recogidos se ha realizado un modelo teórico, que tiene en cuenta las diferentes variables meteorológicas.

La iniciativa ESPHERA ha sido financiada por el Centro de Innovación de Infraestructuras Inteligentes (CI3), una fundación de Ferrovial, la Junta de Castilla-La Mancha y la Universidad de Alcalá.

ESPHERA ha sido también coordinada técnicamente por Ferrovial y ha contado con la colaboración de las empresas Cintra (filial de autopistas de Ferrovial) y Aravía, concesionaria del mantenimiento del tramo de la autovía A-2 entre Zaragoza y Calatayud.

Fuente: EFE

Spread the word. Share this post!

Leave Comment