La inquietud por la energía afecta a la competitividad de las empresas