Las nuevas fuentes de alimentación monofásicas reducen las emisiones nocivas de CO₂